-->

11/2/19

: SOQQUADRO

Nombre*:ANDREA FREGOLI
Web Site (Opcional):
Género*:Fantástio
Título*:SOQQUADRO
Cuento:
SOQQUADRO

Hice una estupidez. No tendría que haber escuchado al ciego. O hacerle caso. Porque a mí el ciego no me habló. Leí sus palabras en un libro viejo, de páginas amarillas, quebradizas.

Tomé su indicación como un mandato inexorable. Mi abuela me diría:-¿Escuchaste a un ciego? Te hubiera convenido hablarle a un mundo.

Todo parecía tan simple. Y los resultados prometidos espectaculares. Mucho mejor que una intuición o un sueño para jugar a la lotería y ganar. Consistía en agregar a lo que existe un adarme de su propia substancia.

Empecé con lo que tenía más a mano. Solté en la terraza los dos canarios que mi abuela adora. Total, pensé, igual le queda Laika, la perrita negra, para que le haga compañía.

Después salí.


15/11/18

: Frente al arco

Nombre*:Mario Cesar Lamique
Web Site (Opcional):https://www.facebook.com/Barriletelibro
Género*:Fantástio
Título*:Frente al arco
Cuento:
Un golpe fuerte, seco como un mazazo en medio de la cabeza, se sintió confundido, conmocionado, tardó en darse cuenta del choque que había tenido, no supo contra quien pero era seguro que lo cabecearon como si el fuera la pelota. Al mirar para adelante mientras se agarra fuerte con una mano el lugar que más le duele, vio como picaba-rebotaba la pelota, así sentía su cerebro, picando y rebotando, picando y rebotando, picando... El tener un claro panorama de las circunstancias nunca fue su habilidad más destacada, será por eso que no tenía idea de lo que estaba pasando. No estaba mareado, pero veía las cosas fuera de foco, levantó la mirada y la hinchada detrás del arco gritaba desencajada, bajó un poca la mirada y vio el arco delante de la hinchada, el arco estaba sólo, vacío, "pero al menos no le duele nada" dijo sonriéndose. La pelota, picando y rebotando mientras el terrible dolor de cuello no le dejaba mirar hacia atrás, adelante el arco sólo y vacío, picar, rebotar, dolor, soledad y vacío... no poder mirar hacia atrás. Tenía una certeza, cosa que no le había pasado nunca antes, sabía que se esperaba algo de él, sabía que el arco no se movería y que la pelota no decidiría su propio destino, sabía que su pierna derecha era juez y parte. Como siempre ha de suceder, cuando una certeza irrumpe habilita en velocidad a varias preguntas, una de ellas: ¿Qué estoy haciendo?, ¿Estoy atacando o defendiendo?, se interrogaba y subía y bajaba la cabeza al ritmo de la pelota. Otra

8/11/18

: Libros Gratis en PDF

Ahora puedes descargar los libros de tus autores favoritos en PDF, desde Stephen King, Arturo Pérez Reverte, etc. Iremos Actualizando cada semana. Solo haz click en la imagen de abajo.

5/11/18

: El corazón de una mujer

Nombre*:Antonio Barragán
Web Site (Opcional):http://haikuentos.blogspot.com
Género*:Microrrelato
Título*:El corazón de una mujer
Cuento:Aquel día me sentía mas bella que nunca, casi como cuando nos casamos, si no hubiese cruzado el taxi chispeandome con agua de la nuche anterior el hermoso vestido de flores rojas y amarillas que traía puesto, no tenía la intención de volver a casa, la pelea con Carlos había sido demasiado intensa, lloré, lloró él, y decidimos acabar con todo, palabras muy fuertes para dos corazones enamorados, amaba cada parte de él y estoy segura que él de mi; al fin no tuve mas remedio que regresar a casa, cuando llegue lo encontre colgado en la viga. Fue hermoso.

4/11/18

: Pequeño zapato

Nombre*:Antonio Barragán
Web Site (Opcional):
Género*:Microrrelato
Título*:Pequeño zapato
Cuento:Cuando zapato estaba pequeño lloraba muy poco, le gustaba ir al río, paseos de olla, karaoke con la abuela y a ha tomar tinto donde su tia, una tarde de noviembre el teléfono de su casa repiqueteaba sin cesar, su padre contestó la llamada y su rostro palideció, tan grave fue la noticia que zapato aquel día no se dio por enterado, al día siguiente su padre lo llamó a reunión, la familia entera estaba reunida, excepto su madre quien habia sido arroyada por un "zapato". Aquel día zapato lloró poco, pues no conocia a su madre, zapato lloró alegre.

: Los gatos que creían en el buda

Nombre*:Antonio Barragán
Web Site (Opcional):
Género*:Microrrelato
Título*:Los gatos que creían en el buda
Cuento:El gato arrellanado estaba y a su alrededor sus adeptos aguardaban el momento; rompería el voto de silencio, algunos declaraban que luego de alcanzar la iluminacion no había proferido el mas mínimo meoooww, otros solo eran simpatizantes, terceros pensaban que era mudo, incluso sordo blasfemaban algunos, nunca se movía de allí donde le habia llegado el samadhi, ni siquiera para ir al bañó, los adeptos entonaban el sagrado "meoooww"; resonaban los cuencos y el humo del incienso inundaba el ambiente, un perro observaba y se mofaba pues el gato no estaba en aquel lugar, ellos le adoraban en un piradero.

: Alguna vez lo vimos pero luego no los oímos

Nombre*:Antonio Barragán
Web Site (Opcional):
Género*:Desvarios
Título*:Alguna vez lo vimos pero luego no los oímos
Cuento:No lo sabemos y quizás nunca lo averiguemos, es una razon extraña y casi incomprensible pero de alguna forma viven en el líbano, los habitantes suelen no prestar demasiada atención a sus intenciones y sus manifestaciones, pero de algo estamos seguros; de que los hay. Somos un grupo pequeño y tratamos de demostrar que quieren acabar con todo, nos duele, claro que si; tristemente no sabemos el porque, lloramos y lloramos, mas aun los amamos, siendo pequeños y algunos grandes, con mucho taimo los observamos, al cabo de algunos segundos de verlos nos calmamos, pasado algun tiempo, uno o dos e inclusive tre cafés nos hacen volver a conquistar los sueños que consumieron nuestra juventud, claro aún somos jóvenes, y nos gusta la música suave y rítmica, algo como el jazz o quizás el son montuno o un poco de mambo o la salsa, eso si que sea de piña. No pensamos demasiado pues si pensamos nos desmayamos, en algunos casos hemos descubierto que el mas mínimo atisbo de sentimientos nos hace adelgazar sin mucho esforzar, luego vamos y bebemos, claro esta solamente agua, el alcohol mata; Incluso conocemos algunos que se han sanado bebiendo ron con pasas, hubo alguien que nos hablo de los ellos, aunque al comienzo creimos que eran ellas, cuando el hombre de negro nos hablo por primera vez de gato o paraguas como le prefiera llamar nuestro querido lector, si el mismo que por un pedazo de pan se metamorfosea y al final del trayecto abandona guiñando una cuenca; el hombre de negro siempre estaba solo o al menos eso siempre nos decían, alguna vez intentamos hacerle compañia con tan mala suerte que apareció su hermana y su tia; por cierto no sabemos a ciencia exacta si la tia era la mas vieja y la joven la hermana, pero si le preguntabamos ha Moncho hubiese dicho que la tia era la joven, que por estos dias debe estar mas vieja, y la mas vieja la hermana, que por estos días debe estar mas joven, luego de mucho caminar casi sin nada de hablar, nos reunimos en la cafeteria de las palomas caidas, poco a poco hablando muy suavecito llegamos a la solución. Que lo mejor seria olvidarnos de aquel día con todo y su tia.