21/7/12

: Calor, Dolor, Mi Ultimo Adios


Nombre*:Juan Sebastián Rincón
Género*:Romatico
Título*:Calor, Dolor, Mi Ultimo Adios
:Del amor nacen los poemas más bellos, pero del despecho brotan los más valiosos coros celestiales.

Observo tus fotos pienso y te recuerdo, es curioso ¿no?, pensar que hace solo unos días te decía te amo y te abrazaba; es chistoso ¿no?, pensar que el hombre al cual tu siempre le decías bobo ahora solo piense en ti; es muy efímero ¿no?, se acabó en un 2X3; es muy loco ¿no?, sabes que nuevas personas entraran a tu vida y yo seré solo un mal recuerdo; es encantador ¿no? Conocer a una persona nueva y tal vez mejor que yo; es extraño ¿no?, sentir ese vacío día a día sabiendo que antes estabas lleno; te da sueño ¿no?, a mi me cuesta dormir cada noche; es estúpido ¿no?, tal vez es lo mas idiota que he hecho.

Dedicarte un millón de versos ya no sirve para nada, igual no te los puedo recitar, igual no te puedo abrazar, igual no te puedo besar, igual no te puedo hacer el amor, igual nada quedo. Toda mi vida me he esforzado luchando, toda mi vida trate de ser feliz; miraba, reía, cantaba, sonreía, saltaba y… ¿Dónde quedo todo?, ¿dónde quedaron las risas?, ¿dónde quedaron los cantos?, ¿dónde quedaron esas miradas?

¿Sabes?, a veces por las noches recuerdo cada instante, cada aroma, cada textura, cada sabor y… Me da tristeza saber que ya no están, que me lo arrebataron todo, que en un segundo… ¡Todo acabara!


Siempre te observo, siempre te cuido y es que tal vez parezca una obsesión, pero no, es amor, amor del más puro y leal, amor que espero volver a encontrar pero que sé que no pasara.

Te vas, me ignoras, me dejas solo y… ¿Qué ganas con eso?, ¿verte mas fuerte?, ¿verte mas grande?, ¿verte mas madura?... ¡te diré como te ves!, como una niña, como la niña mas insegura e inmadura que he conocido… Sin embargo como me arrepiento de haber lastimado a mi niña.

¡Maldita ironía!, ¡maldita dicotomía!, ¡corazón bastardo!, ¿por qué solo me haces dudar?, ¿por qué el dolor no se detiene?, ¿por qué?... ¿Por qué?... Incluso en el mas alegre lamento, incluso con el murmullo mas estridente, incluso en las oscuridad mas brillante, ¿por qué todo me recuerda a ti?

¡No lo soporto, no lo resisto!, no puedo aguantar mas, mis pensamientos se nublan, ya no pienso con cordura, la razón de mi felicidad eras tu…

Siento frio, siento dolor, el calor del sol para mi murió; sin ti, nada tiene sentido, sin ti… Me encuentro perdido, perdido ¡si! Aunque no lo creas mi lucero eras tu, cada mañana al despertar solo podía pensar en ti, ¿sabes?, incluso mis cobijas capturaron tu aroma, por las noches las huelo… pero… tu olor se esfumo, se fue como se marcho mi corazón, ¡Ahora soy un hombre sin corazón!, sin embrago mientras escribo puedo escucharlo llorar…

¡Por favor que alguien lo callé!, me desespera, yo he renunciado a el… y ¿para que tenerlo?, si desde que te conocí era tuyo.

Siento frio, solo quiero un abrazo, solo quiero sentir calor, solo quiero… solo quiero morir, si ti mi vida no tiene horizonte. Le pediré a la doncella muerte que me abrace y en sus brazos cálidos me reconfortare, mis preocupaciones se irán, mis sentimientos de soledad se marcharan, ya no escuchare los lamentos de mi corazón, ¡Por fin podre descansar!

No soporto mas, me dirijo a la cocina y tomo el primer cuchillo que veo, mis manos tiemblan, comienzo a sudar, mi corazón que antes lloraba me dice: "Espera, ¡No lo hagas!", no me importa lo haré –respondo en mi mente- agarro el cuchillo con mis dos manos y en solo un segundo, en un pequeño instante, en un efímero momento, atravieso el cuchillo justo en mi pecho, donde solía estar mi corazón, ahora ese agujero esta lleno con el metal helado de un cuchillo… El tiempo se detiene, todo transcurre muy lento, veo a la doncella muerte ¡No es como yo pensé!, ella… en vez de abrazarme, solo se burla de mi, se ríe con un sonido aun mas estridente y fastidioso que el de mi corazón llorando, empiezo a sentirme débil, mi cuerpo tambalea, mis piernas no resisten el peso y caigo al piso… ¡todo lo que quería era un abrazo!, y… ¿Caigo al piso congelado?, que humillante momento, ¡hasta la muerte es irónica!, todas las risas y toda la felicidad estaban contigo; mientras muero solo puedo pensar en ti…

En un instante todo oscurece ya no puedo ver, me ahogo en mi sangre, ¡He muerto como un vil perro!...

HOY MUERO, PERO TU RECUERDO VIVIRÁ CONMIGO EN EL CIELO.



Powered by EmailMeForm



5 comentarios:

  1. Sebatián:
    Apasionante y aterrador al mismo tiempo, la risa irónica de la muerte enalteciendo ese sentimiento de impotencia frente a ese vacio que aquella dama dejó, un gran escrito y un gran talento por continuar, felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tomarse el tiempo de leerlo, me alegra mucho que le gustara, seguiré trabajando para hacer mas escritos.

      Eliminar
  2. esa lucha... esa toma de decisiones... sera que si es lo correcto o no lo sera??? - es una buena pregunta que planteas - o que por lo menos yo tomo a mi parecer- muy interesante su escrito...

    ResponderEliminar
  3. Genialístico tu cuento, mi mente presentó canciones, colores y aromas que pintan las nubes de la existencia no precisamente feliz de una desdichada que todos los días toma café.

    Un abrazo de ballena que deje hormigas en tus brazos compañerito.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso, a medida que lo leía sentía en mi pecho lo que en ese instante pasaba por su cabeza, llore con la decisión errónea pero a la vez construida con el más hermoso sentimiento, el amor.

    ResponderEliminar