6/7/12

: Luchamos hasta el final...pero no pudimos


Nombre*:ANÓNIMO (G.S)
Género*:ROMÁNTICO
Título*:Luchamos hasta el final...pero no pudimos
:Yo ya sabia que esta iba a ser la parte difícil, la habia visto perder y recuperar su cabello, sufrir lo mas intensos dolores y luchar contra una enfermedad que le iba ganando, pero aun así lo que mas me molestaba era su nueva mirada, en sus fieros ojos azules siempre habia habido fuerza, diversión, amor, ahora solo brillaba un destello de miedo.

Le diagnosticaron cáncer en etapa 4 dos años después de casarnos, cuando me entere de la noticia comencé a llorar desconsolado, el panorama era devastador, nadie vive mas de tres años con un cáncer tan avanzado. Ella lanzo una sonrisa que decía que ya se lo esperaba, paso su pálida mano por mi cabello y susurro en mi oído.-no llores mi vida no pienso irme a ningún lado.

Paso un año casi viviendo dentro de un hospital, entre quimioterapias y nuevos medicamentos la vi sufrir de una forma impresionante, cada noche era un dolor distinto, un efecto secundario peor que el anterior, pero aun así ella seguía siendo la misma, la mujer de la que me enamore hace mas de 6 años, divertida, espontánea, sin miedo a nada, ella me consolaba a mi, ella me ayudaba a mi en vez de que yo la ayudara a ella.Me sentía completamente impotente e inútil sabiendo que no podía hacer nada para salvar al amor de mi vida, no podía hacer que su dolor se acabase.


Al siguiente año, justo el mismo día en el que nos enteramos de que tenía cáncer tuvimos la conversación más difícil de todas.-amor, encontré un nuevo tratamiento en Inglaterra, apenas lo están probando pero dicen que podría ayudar a la gente con cáncer muy avanzado, podríamos irnos y…-ven amor, acuéstate a mi lado.-me dijo ella interrumpiéndome y haciendo un lugar para mi dentro de su cama de hospital.Me acosté a su lado y acaricie su cabeza.-ya no quiero hacer esto, ya me canse de pelear una batalla que no podemos ganar sabiendo que…si podemos, podemos seguir luchando.-ya me canse, no me voy a curar y muy adentro de ti lo sabes,-comencé a llorar y la mire fijamente a los ojos.-ya no podemos desperdiciar el poco tiempo que nos queda, vamos de viaje, gastémonos todo nuestro dinero, visitemos todos los lugares que queramos, seamos uno de nuevo, olvida mi enfermedad, vivamos como si no hubiera un mañana, que bien podría no haberlo.Esa noche , mi esposa desde hace cuatro años, con cabello largo hasta la cintura color negro como el cielo de diciembre, piel pálida más aun con su enfermedad, tenia apenas 23 años, un año menos que yo. La conocí cuando íbamos juntos en la escuela, nos enamoramos perdidamente uno del otro, básicamente crecimos juntos, sabia todo sobre ella, y ella todo sobre mi, nos conocíamos perfectamente, pero inconscientemente me habia alejado poco a poco de ella desde que supe sobre la enfermedad, lo hice para que no notara cuanto me dolía ver como la vida se le escapaba poco a poco.Después de llorar por mas de una noche entera salimos del hospital para no volver jamás, la revisaron una ultima vez, el cáncer habia empeorado, se habia transportado hasta los huesos.

Pasamos 6 meses viajando de aquí para allá, hacíamos como si su enfermedad no existiera, nunca hablábamos ella. Pero en algún momento entre Francia e Italia ambos perdimos la fuerza, habia dolor y miedo en sus ojos, igual que en los míos.Se veía hermosa recargada medio desnuda, con su delgado y blanco cuerpo en el balcón de un hotel.-no se cuando vaya a morir amor pero siento que esta cerca.-no, no lo esta.-tal vez no lo recuerdas pero, hace dos años y medio me dijeron que no viviría mas de dos, lo siento amor esta cerca, llevame a un hospital.-no.-amor…-cállate . No. Ven, siéntate a mi lado.Por segunda vez en toda su vida la vi llorar, se sentó en mi regazo y se detuvo de mis rodillas con toda su fuerza.Desde que la diagnosticaron me estuve preparando para este momento, pero por mas veces que lo habia repasado en mi mente nada me hubiera preparado para ese instante.

La Tome entre mis manos y observe su rostro como si fuera un ciego que hubiera recuperado la vista de un momento a otro.Observe cada detalle, cada peca, cada milímetro de su rostro mientras era inundado por lágrimas de temor.

-¿Qué va a pasar ahora?- dijo entre sollozos acostándose encima de mi brazo, con su rostro recargado en el mío.Tome un respiro profundo, deje de llorar, me mantuve con fuerza y comencé a hablar.-ahora vas a irte lejos de aquí amor, no habrá mas dolor y vas a tener todo lo que siempre has deseado…-y ¿nosotros? ¿Y tu?- pregunto de nuevo con su hermosa y delicada voz.-no te preocupes por eso, yo te alcanzare en poco tiempo, y como aquella vez en Francia ¿recuerdas? Vamos a estar rodeados de jardines y el sol nos va a rodear, el viento se va a volver dulce y esta vida va a parecer lejana, tal vez tengamos un hijo y tal vez olvidemos todo lo que hay de malo en el mundo, no habrá nadie mas que tu y yo, seremos uno de nuevo.

Me abrazo fuertemente por el cuello, su respiración se hizo cada vez más fuerte, y después cada vez más baja, hasta que la deje de percibir, es mañana el corazón de ella dio su ultimo latido.Tenía los ojos cerrados, un gesto extraño en sus labios que casi parecía una sonrisa, y un aura de calma la rodeaba.

Desde ese momento mi vida cambio completamente, la extrañaba cada segundo y muchas veces pensé que no podría seguir vivo, pero estoy seguro de que estaré junto a ella de nuevo, y en algún momento viviré la vida que me arrancaron junto a la persona que mas he amado.

FIN



Powered by EmailMeForm



1 comentario:

  1. De todo el escrito definitivamente las ultimas palabras fueron las que mas marcan la historia

    ResponderEliminar