6/11/12

: Un solo día


Nombre*:José Barrientos
Género*:Cuento
Título*:Un solo día
:Las mañanas es limpia como siempre, la fresca brisa barre desde temprano las calles bruñidas por el paso de las antiguas carretas. El sol, poco a poco levanta la ligera neblina de las calles recién lavadas por la gente. Huele a pino.

El infante levanta la vista hacia las pesadas cortinas oscuras que dejan entrever los finos rayos solares, el no lo sabe pero años después sabrá que ese despertar lo acompañar el resto de su vida. El momento, el preciso instante nunca se disfruta tanto como cuando años después se vuelve a él.

El aroma a lecho caliente mezclado con el olor a antiguo de la casa descansa en los poros abiertos del pequeño. El desayuno desprende lentamente latigazos en su estómago. Está despertando para toda la vida, el no lo sabe pero es su mañana más alegre.

Sin zapatos puestos baja las escaleras persiguiendo el olor a frijoles. Contento abraza a su abuelo que huele a gallo, a gallina. El viejo sonríe ante aquel rostro simpático y regordete. El niño se asombra ante las miles de historias que imagina en los ojos del anciano. También esto lo recordara todos los años venideros.


Clava el diente como una pequeña fiera en una torta de frijoles y le da un trago a su licuado gigante. Su abuela le acerca un plato y una sonrisa que el niño devora y digiere en una mirada suave. Su abuela lo mira triste, siempre lo mirara así. Es su manera de pedirle una sonrisa.

El niño va contento a sentarse a la puerta de la casa vieja. Mira a lo lejos el campo verde y divertido. Mira las calles llenas de magia. Mira al anciano que lo mira. El niño no sabe que acaba de vivir el día más feliz de su vida.

El gallo canta alegremente su rezo matutino, las viejas paredes de adobe se tuestan al calor de la luz solar. El olor a garbanzo queda grabado en la fina tela donde el infante teje su memoria. Memoria de petate. Memoria de gallo. Memoria de pueblo.



Powered by EmailMeForm



1 comentario:

  1. Ahhh! qué hermoso!. Mientras lo iba leyendo "parecía recordar mi propia vida, mi infancia"..por cierto tengo muchos de esos hermosos días en mi mente, pero por sobre todas las cosas los tengo tatuados en el alma, mi alma de pueblo. Gracias a la cual he logrado sobrevivir y subsistir frente a las diversidades cotidianas (vulgarmente llamadas adversidades)..

    ResponderEliminar