9/6/13

: El vestido mas hermoso

Nombre*:Guillermo Romero
Género*:Drama
Título*:El vestido mas hermoso
Cuento:
Una princesa se enamoró profundamente del duque, un buen mozo que era favorito entre las damas, un caballero de porte magnífico que acostumbraba escribirle poesías a la belleza. Y, como ella se creía bella, anhelaba las palabras del duque. Se aproximaba el santo del rey, por lo que, como cada año, estaba previsto un gran baile en el palacio; por supuesto, el duque estaba invitado. La princesa quería sorprender a su amado, así que pidió a uno de los costureros del reino que escogiera las telas más finas y espléndidas y que con ellas le hiciera un hermoso vestido. La princesa rechazó de manera cruel e incomprensible diecisiete atuendos preciosos, cantidad que se comparaba con el mismo número de siglos que llevaba su patria después de Cristo. Dichos vestidos los consideró como ''harapos para andrajosas'' y el costurero en vez de tirárselas a los puercos, como ella le había mandado, se los obsequió a diecisiete plebeyas del pueblo, que se lo agradecieron infinitamente, puesto que al poco tiempo de usarlo, vinieron marqueses y príncipes de tierras lejanas, y pronto contrajeron nupcias con ellos. Una noche antes del tan esperado evento, el costurero le presentó a su alteza un fabuloso vestido verde con arreglos de perlas y esmeraldas, era su más grande creación, la cual le había costado varias pinchadas en los dedos y el dibujo de unas ojeras feas que lo hacían parecerse a un mapache, pero gracias a sus desvelos y agujerados dedos el vestido conseguía exaltar la belleza de la princesa, en especial el brillo de sus ojos que eran del mismo color del vestido esplendoroso. El duque se enamoró perdidamente de ella y después de recitarle un poema de su autoría, le pidió que unieran sus almas eternamente en sagrado matrimonio. Ella de inmediato aceptó. Al día siguiente, antes de que cantara el primer gallo y antes de que el primer rayo del sol tocara la tierra que gobernaba su padre, mandó a sus guardias que dejaran ciego al costurero para que no volviera a coser otro vestido más hermoso que el de ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario