17/2/16

: Cuando los Dioses se enojan

Nombre*:Verónica Colín Meléndez
Género*:Desvarios
Título*:Cuando los Dioses se enojan
Cuento:
Cuando se enojan los Dioses

Después de mucho trabajar por fin María sería Doctora en Ciencias de la Educación. Era; alegre, inteligente y muy trabajadora pero lo que más les pesaba a los envidiosos era que había encontrado el amor desde muy joven… y ese amor ya había dado frutos. Así que la gente mala decidió darle una substancia tóxica que la hizo caer en un enorme letargo que le impidió asistir a trabajar por dos meses.

Cuando María despertó, había perdido su empleo en las tres universidades donde colaboraba. Lo único bueno que encontró en la habitación donde estaba es que en el tocador había un folder con su acta de examen donde decía APROBADA. Poco a poco se fue incorporando y tuvo que solicitar trabajo nuevamente.

En el mes de Mayo volvió a tener oportunidad de emplearse y le fue encomendado un proyecto sobre el tema de su tesis; con el entusiasmo de siempre inició su tarea que de alguna forma fue sencilla, pero en la construcción de su encomienda se percató que no podía aprender nada nuevo. Sus recuerdos estaban intactos uno a uno sin embargo no podía incluso leer por mucho tiempo; lo que le era sencillo era escribir. Siguió una dieta adecuada y se olvidó de estudiar por un rato, simplemente escribía todo el tiempo.

Antes de caer enferma había establecido gran contacto con los ángeles y tenía uno que era su favorito de nombre Rafael, juntos reían y exploraban nuevas formas de enseñanza para compartir con los demás.

Un día mientras ella trabajaba en su proyecto se presentó el ángel y le dijo: hace mucho que no te escuchábamos, te vimos dormir por un espacio muy amplio de tiempo ¿por qué tomaste esa substancia? . Por ignorancia contestó ella, me dijeron que sería muy esbelta y yo quise enamorar aún más a mi esposo… No volveré a hacerlo, fue muy dura la lección. Ahora que me estoy recuperando comprendí que a la gente le disgustaba mi alegría y que todo el tiempo estoy hecha una fiesta, dicen que si estamos muy contentos los Dioses se enojan y que por eso a ellos les va muy mal.

Eso es una mentira, le expresó Rafael. He venido a traerte un mensaje de mi padre, el creador del universo; lo que él quiere decirte es que mientras tú entregues todos los días o al menos muy seguido cosas buenas para hacer felices a los demás tendrás el permiso para reír y hacer todas las fiestas que desees pero si te comportas perezosa entonces te será negada la risa ¿haz comprendido el mensaje? Si… contestó María muy sonriente, mi propuesta es que siempre daré buena clase, transmitiré todo lo que sé. Aunque no esté en clase escribiré sobre los temas que domino y haré algún dibujo cuando llegue la inspiración a mi mente, eso es lo que yo ofrezco.



Hasta luego, recuerda que aunque no nos veas siempre estamos cerca de ti… dijo Rafael mientras desaparecía.

En todos los espacios que tiene libres ella pinta enamorados, ángeles y escribe sin parar a cambio de reír todo el tiempo y tener pequeñas reuniones con los que ama.


Powered by EmailMeForm



No hay comentarios.:

Publicar un comentario