4/12/16

: Reflección sobre el esfuerzo y el merecimiento

Nombre*:Marcos Hakanson
Género*:Desvarios
Título*:Reflección sobre el esfuerzo y el merecimiento
Cuento:
Reflección sobre el esfuerzo y el merecimiento

He aprendido a no valorar mi propio esfuerzo, por dos razones igualmente importantes.
Una, para evitar caer en la trampa de la ilusión en que todos caen. Cuando se trabaja como esclavo todo un año para disfrutar un mes de vacaciones, cuando se sufre la devastadora rutina de la semana por solo dos míseros días de ocio, esa trampa mortal, de muchos peregrinos.
En que el llegar a esos días de falsa libertad es el premio a tanto esfuerzo y se lo tuvieran bien merecido. Como si existiera alguien que vigila, y decide cuando uno merece disfrutar de la vida.
Hay quienes, más cobardes, prefieren engañarse a si mismos, hacerse creer que disfrutan de su trabajo, que están orgullosos de ``ganarse el pan``, están bien adiestrados, sin dudas.
Son personas convencidas de que el universo premia el esfuerzo, el sacrificio y el merecimiento.
La segunda razón está ligada a una cuestión metafísica, supongo que si valorara más mi esfuerzo, yo, caería en el cinismo, pues me consta que hay personas que se esfuerzan mucho más que yo, y tienen mucho menos que yo, y personas que se esfuerzan muchísimo menos que yo, y tienen más que yo. Que paradoja, en un mundo de personas que parecieran confiar en el trabajo, en el esfuerzo y en el merecimiento, nadie tiene realmente lo que se merece.
El universo no actúa en base a una ecuación alquímica, el universo no se basa en equivalencias e intercambios, no se rige por tales normas, es injusto, cruel y malevolente.
¿De verdad hay recompensa alguna para todos tus años de vida desperdiciados?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario